Dimite ministra libanesa tras explosión en Beirut

Manal Abdel-Samad dijo que los cambios seguían siendo “esquivos” y que lamentaba no haber cumplido las expectativas del pueblo libanés.

Beirut.- La ministra libanesa de Información renunció el domingo a su cargo, mientras el país gestionaba las consecuencias de una devastadora explosión que golpeó la capital y llevó a un nuevo nivel la indignación pública.

Líbano asiste a un creciente descontento contra la élite gobernante, a la que se atribuye la mala gestión y la corrupción consideradas como las causas de la explosión en un almacén del puerto de Beirut. Al menos 160 personas murieron, casi 6.000 resultaron heridas y el paisaje costero Beirut quedó desfigurado, con cientos de edificios destruidos, tras la explosión de cientos de toneladas de material peligroso almacenado en un edificio del puerto.

En su carta de dimisión, Manal Abdel-Samad dijo que los cambios seguían siendo “esquivos” y que lamentaba no haber cumplido las expectativas del pueblo libanés.

Dada la magnitud de la catástrofe causada por el terremoto en Beirut, que conmocionó al país y nos lastimó la mente y el corazón, y en respeto por los mártires y el dolor de los heridos, desaparecidos y desplazados, y en respuesta a la voluntad del público en favor de los cambios, dimito del gobierno”, escribió.

El desastre desencadenó airadas protestas el sábado, en las que los manifestantes colocaron horcas en el centro de Beirut y celebraron ahorcamientos simbólicos de efigies en cartón de autoridades libanesas.

Las protestas se volvieron violentas con rapidez y los manifestantes arrojaron piedras contra las fuerzas de seguridad, que respondieron con intensas rondas de gas lacrimógeno y balas de goma. Un policía murió y docenas de personas resultaron heridas en confrontaciones que duraron horas.

Los manifestantes también se repartieron por la ciudad y atacaron varios ministerios. Tomaron brevemente el Ministerio de Exteriores y declararon que sería la sede de su movimiento. En los ministerios de Economía y Energía, saquearon oficinas y se llevaron documentos públicos, afirmando que revelarían cómo la corrupción había permeado sucesivos gobiernos.

Se esperaba la renuncia de otro miembro del gobierno, el ministro de Medio Ambiente, aumentando los desafíos para el primer ministro, Hassan Diab.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.